viernes, 13 de abril de 2018

AL GENERAL VILLA







En 1914 Lovecraft publicó en una revista una curiosa poesía sobre un famoso personaje histórico de la época, y no precisamente para ensalzarlo. El poema, titulado To General Villa (Al General Villa), apareció en el número 6, 2 de The Blarney Stone (julio-agosto de 1914), y se incluiría muchos años después en una antología de poemas de Lovecraft, The Ancient Track (2001). El tema, de carácter irónico, se centraba en la figura de uno de los protagonistas emblemáticos de la Revolución mexicana, que abarcó de 1910 a 1917, y por entonces en el apogeo de su poder: el general Pancho Villa (1878-1923), cuyo nombre verdadero era José Doroteo Arango. Comandante de la División del Norte, fue caudillo del estado norteño de Chihuahua, y gobernador provisional de Chihuahua en 1913 y 1914, cuya actuación militar fue decisiva para la derrota del régimen del entonces presidente Victoriano Huerta. Villa y sus seguidores, conocidos como villistas, se apoderaron de las tierras de los hacendados para distribuirlas a los campesinos y soldados, y tras su derrota en 1915, vivió retirado en su hacienda hasta que en 1923 decidió regresar a la política y murió asesinado en una emboscada en Hidalgo del Parral (Chihuahua). El poema de Lovecraft, que comienza con una introducción en español en original, es una sátira contra un personaje que en aquella época representaba lo contrario al conservadurismo y se encontraba en el extremo de las ideas del escritor de Providence, de ahí sus versos llenos de mordacidad y con alusiones a su origen mestizo (como el uso de la palabra injun, una alteración de la palabra indian (indio) para referirse de manera peyorativa a los nativos americanos). Bajo estas líneas podéis leer los versos originales, y una traducción propia y algo libre al español.

TO GENERAL VILLA
AL INTREPIDO SEÑOR, General Francisco Villa, Comandante del Ejercito de la Constitucion  (en castellano, en el original)


´Tis true, Don Francisco, you’re only a thief;
A cut-throat, a bandit, a low rustling chief;
But in justice, old fellow, I really must own
That you know how to fight, if you are a ladron.
As a Spanish hidalgo, you cut little figure;
You’re three-quarters Injun, and tainted with nigger;
You can’t read a word; your own name you can’t write,
But ‘Santa Maria! you know how to fight.
When we look for a treaty, or ponderous answer,
We turn to the dignified Senor Carranza;
But Mexico waits for another to free her
And places her hopes in the poor mongrel Villa.
So while crafty old Huerta, half drunk with bad brandy,
Still clings to his throne, ‘cross the far Rio Grande,
Tis to you our friend Bryan would lend his assistance:

Si, General Villa, you’ll do—at a distance

AL GENERAL VILLA
AL INTRÉPIDO SEÑOR, General Francisco Villa, Comandante del Ejército de la Constitución.

Es cierto, Don Francisco, eres solo un ladrón;
Un desalmado, un bandido, un jefe de poco ruido;
Pero en justicia, viejo amigo, realmente debo reconocer
Que sabes cómo luchar, si eres un ladrón.
Como hidalgo español, cortas una pequeña figura;
Eres tres cuartos Injun, y teñido de negro;
No puedes leer una palabra; tu propio nombre no puedes escribir,
Pero ¡Santa María!, tu sabes como pelear
Cuando buscamos un tratado, o una respuesta pesada,
Nos dirigimos al digno señor Carranza;
Pero México espera que otro la libere
Y pone sus esperanzas en la pobre mestizo Villa.
Así que mientras Huerta, viejo y astuto, medio borracho con mal brandy,
Todavía se aferra a su trono, cruza el lejano Río Grande,
Para usted, nuestro amigo Bryan le prestaría su ayuda:
Si, general Villa, lo harás a distancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario